BOURBON TOUR PT. 1

El estado de Kentucky no es un lugar que normalmente viene a nuestra mente cuando pensamos en Estados Unidos. Quizás solo el Derby de Kentucky; la famosa carrera de caballos que se celebra cada año y que es mundialmente conocida por sus mint juleps y por los extravagantes sombreros que la invitadas usan; era lo único que podíamos relacionar en un principio con este lugar. Poco sabíamos acerca de la cantidad de asombrosos lugares que la ciudad de Louisville alberga y sobre todo poco conocíamos acerca de la cuna del whisky americano, el mundialmente famoso bourbon que se produce en esta región desde hace cientos de años.

El bourbon es una bebida destilada de la familia de los whiskies que se caracteriza por ser ligeramente aromática y de sabor acaramelado. El bourbon, según la ley estadounidense, debe elaborarse a base de maíz, por lo menos en una concentración entre el 51 y el 70 %. Otros ingredientes añadidos son, típicamente: trigo, centeno o cebada malteada. Su período de envejecimiento suele ser como mínimo de dos años.

Nuestro Bourbon Tour empezó en la destilería de Jim Beam, ubicada a media hora de la ciudad de Louisville. Durante el trayecto pudimos ver como el paisaje cambiaba drásticamente, de las planicies por donde fluye el río Ohio hasta llegar a un valle en medio del bosque, lugar que David M. Beam escogió para establecer la fábrica que continuaría con el legado de Jacob Beam. Jacob fue el primer integrante de la familia que se dedicó a crear un nuevo tipo de whisky el cual tenía además de maíz una mezcla de centeno y malta. ¿Porque escogió este lugar? Fácil, la ubicación cercana al sistema ferroviario hacia más sencillo el envío de producto a otros lugares. Además el suelo montañoso está formado por piedra caliza, la cual está llena de minerales únicos que le dan características únicas al agua que se filtra a través de sus diferentes capas. Una vez que el agua sale a la superficie, ya sea de manera natural o ayudada por la mano del hombre, esta se convierte en el ingrediente diferenciador del bourbon de esta región.

Al llegar a la destilería Jim Beam nos asombramos por varias razones. Primero, el lugar no tiene pinta de ser una fábrica, más bien parece un resort lleno de jardines extraordinariamente cuidados, caminos que serpentean alrededor de casas de madera blanca estilo sureño con porches decorados con mecedoras y ventiladores de techo, vemos algunos edificios negros de muchos metros de alto y un imponente edificio en forma de granero rojo frente a una plaza.

Segundo, aunque es un día laboral se respira un aire de tranquilidad completamente envidiable. La gente que aquí trabaja tiene la ventaja de estar en el medio del bosque rodeado de hermosos paisajes así que no importa que tan pesado sea el día, lo único que se necesita es salir a alguna de las terrazas distribuidas alrededor de los imponentes jardines para olvidarse del stress.

Tercero, no podemos creer que aquí se fabrique el 45% del bourbon del mundo, más de 7 millones de botellas de Jim Beam al año, las cuales se exportan a todo el mundo. Quizás detrás de alguna montaña cercana se encuentra una masiva fábrica y todo esto es una mera ilusión, la versión Disney de una destilería para que los visitantes aprendan como se fabrica el bourbon. Estamos equivocados, la magia sucede a nuestra alrededor y esos edificios negros que vimos al llegar son claves para el proceso de creación del bourbon.

Durante el proceso se hierven maíz y centeno y posteriormente se le agrega la malta. Se toma la mezcla de lo que se cocinó el día anterior y se le añade la levadura para comenzar el proceso de fermentación. Después de tres días de espera se empieza el proceso de destilado y posteriormente el proceso de añejamiento.

Los barriles donde se añeja el bourbon pasan tiempo en uno de los edificios negros que vimos al inicio y que tienen 29 pisos de altura. Ahí los casi 1.8 millones de barriles se expanden y contraen con los cambios de temperatura agregando color y sabor al bourbon.

Sin duda la visita nos ha dejado un buen sabor de boca, y más cuando casi al final de la visita, pudimos hacer una degustación de diferentes sabores de Jim Beam como Maple, Honey y Apple, así como una de cocteleria, la cual utiliza cada vez más este versátil licor que lleva consigo toda una vida de tradición y expertise.

Share: